Clic Para Compartir

Caos, excesos y negligencia en comuna Felipe Carrillo Puerto

En la sección LA COLUMnita NECESARIAMENTE INCOMODA por el 22 enero 2020 a las 8:35 am

Graciela Machuca Martínez

Durante el año 2018, el actual presidente municipal de Felipe Carrillo Puerto, cabecera municipal de la zona maya en el estado de Quintana Roo, José Esquivel Vargas, se dedicó a recorrer el municipio y ofrecerle a la ciudadanía el cielo y las estrellas y una mayoría de los electores se lo creyeron, a tal grado que llegó a la presidencia municipal, pero a un año de obtener ese regalo para su carrera política y para agrandar su patrimonio, las promesas de campaña ya las olvidó.
Con la indiferencia, complacencia y/o complicidad de los regidores hoy 
el fenómeno de la inseguridad rebasó a la autoridad municipal porque hasta el momento no ha presentado a la ciudadanía un diseño de políticas públicas en materia de seguridad pública municipal, lo que hace o deja de hacer la Policía Municipal es producto de ocurrencias del munícipe o de los servidores públicos que están bajo su mando.
Felipe Carrillo Puerto, al ser un municipio de suma importancia tanto por su ubicación geográfica, como por su densidad poblacional recibe anualmente recursos para seguridad pública tanto del gobierno federal como del estatal, sin embargo, no se ha informado detalle que se ha hecho con ese multimillonario presupuesto.
Los doce ejecutados de 2019, 8 asaltos carreteros, robos domiciliarios, incluso a mano armada, siguen siendo la característica principal del municipio, aunado a homicidios, feminicidios, extorsiones, el llamado cobro de piso por parte de grupos delincuenciales es un asunto que está tocando las fibras más sensibles de la sociedad carrilloportense, a tal grado que está en riesgo el desarrollo económico, porque las familias prefieren irse de municipio a enfrentarse solos a la delincuencia, debido a que la autoridad municipal prefiere el silencio, la inacción, la complicidad.
La familia de Wendy “N”, una trabajadora del Bar Chac Mol, se encuentra de luto y en la injusticia por el asesinato de esta mujer, consecuencia de la inseguridad que no ha querido atender Esquivel Vargas, aunque reiteradamente se le señala su complicidad, quien a pesar del fracaso de su administración ya está planeando con sus más cercanos, la campaña para una diputación federal, el partido o la coalición de partidos es lo de menos, se trata de un proyecto personal.
La policía solo pudo informar que el asesinato se registró en el interior del bar que se localiza sobre la Calle 66, entre 52 y 53. Testigos informaron que un hombre disparó su arma en la cabeza de la joven y huyó. Si la Policía Municipal tiene un protocolo para estos casos no lo activó, porque el asesino sigue en la impunidad. 
Durante su campaña electoral, el hoy presidente municipal recorrió la mayoría de las localidades de Felipe Carrillo Puerto y ofreció la construcción de escuelas, caminos, centros de salud, dispensarios médicos, hospitales, puentes, proyectos productivos, becas, hasta capillas y ayudas para las fiestas patronales, pero ahora, perdió la memoria y para curarlo, centenares de hombres y mujeres, durante el último año se han plantado frente al palacio municipal y llegan hasta el palacio de gobierno en Chetumal para pedirle una audiencia y obligarlo a que cumpla sus promesas.
Al azar mencionamos a la comunidad de Melchor Ocampo, hasta donde llegó Esquivel Vargas en el mes de mayo de 2018 y ofreció que realizaría mejoras al camino de accesos, pero como al señor se le olvidan los compromisos, los habitantes de Melchor Ocampo tuvieron que llegar hasta el palacio municipal a exigirle solución a su demanda. Hasta ahora la promesa sigue en pie.
Otro escándalo que colmó la paciencia de la ciudadanía de Felipe Carrillo Puerto, es que la regidora de Educación y Cultura, Martha Guadalupe Chi Ay, realizó un viaje por países europeos, por razones oficiales, pero aún no informa cual fue el beneficio que el municipio obtuvo de ese viaje.
Sus aspiraciones a la presidencia municipal son legítimas y más por tratarse de una mujer y joven, pero la política es para beneficiar a la sociedad y no servirse de ella.
La inseguridad no solo la vive la población de la cabecera municipal, sino se ha extendido a todo el territorio carrilloportense. Por ejemplo, Noh Bec, vive en la incertidumbre desde el pasado 12 de enero, cuando fue privado de su libertad, de manera ilegal, el joven Joaquín Alfonso Barrios Pulido, de 20 años de edad.
De acuerdo a la Fiscalía General del Estado (FGE), Joaquín Alfonso, convivía con un grupo de amigos en la cantina de la comunidad, “cuando un grupo de sujetos irrumpió violentamente en establecimiento y lo sacaron de forma violenta”.
Los gobiernos federal y estatal ya se percataron que el presidente municipal de Felipe Carrillo Puerto ya no puede con el paquete de gobernar uno de los municipios más importantes de la entidad, incluso casi no se le ve por el palacio municipal, por lo que decidieron enviarle el apoyo de la Guardia Nacional.
La violencia generada tanto en la cabecera municipal como en la zona rural amerita la intervención urgente de la fuerza pública de la Federación, por lo que se decidió que elementos de la Guardia Nacional instalen retenes de revisión de automóviles, además, efectuarán recorridos de vigilancia El subinspector de la Guardia Nacional, Christopher Armas Gutiérrez, supervisará este operativo.
Las obras públicas que inició son un verdadero fiasco, debido a que tienen a las calles totalmente destruidas no solo las banquetas, pese a que en 2019 recibió recursos por alrededor de 350 millones de pesos, las obras no solo no se han concluido, sino que están abandonadas.
Y ni que decir del problema de la basura. 

De acuerdo al Artículo 115 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, así como de la legislación estatal y municipal, los gobiernos municipales tienen diversas facultades y responsabilidades y quien aspira a gobernar un municipio debe conocerlas y asumirlas, pues resulta que a Esquivel Vargas se le hace bolas el engrudo, como se dice en algunas partes de México, porque cualquier área que revisemos de la administración municipal la tienen en desorden.
Resulta que el Comité de Alerta Temprana en materia de Salud Ambiental (CATSA), informó que las mediciones del contaminante PM10, presentadas en la estación Felipe Carrillo Puerto, excedieron los límites permitidos, sin embargo, no se requirió decretar una contingencia ambiental. Pues a este presidente municipal desconoce cómo aplicar la normatividad preventiva para que el medio ambiente de Felipe Carrillo no se contamine. Ya no ve lo duro, sino lo tupido.

Pero eso si el tesorero Melchor Gómez estrenó una camioneta de un millón de pesos con rines de alrededor de 70 mil pesos cada uno y Esquivel Vargas exhibe su vida privada en público constantemente.

Deja un comentario