Clic Para Compartir

Necesariamente Incomoda…..Políticos se inmiscuyen en organización indígena Maya

En la sección Política por el 24 febrero 2019 a las 1:07 pm

 

Graciela Machuca Martínez——

**Promueven la destitución del General de la Cruz Parlante, Isabel Sulub Cimá.
**Es acusado de traicionar a los Mayas al entregar el bastón de mando a AMLO.
**De acuerdo a la tradición a un General se le nombra de por vida por los dignatarios
**La Ley de Justicia Indígena vino a debilitar a las autoridades indígenas.
**Los centros ceremoniales Tixcacal Guardia, Chancáh-Veracruz, Chumpón, Tulum y Cruz Parlante, conforman una estructura política, religiosa y de organización social que la clase política busca manipular.
La participación del General Maya del centro ceremonial de la Cruz Parlante del municipio de Felipe Carrillo Puerto en Quintana Roo y presidente del Gran Consejo Maya, José Isabel Sulub Cimá, en el acto de reconocimiento de los pueblos indígenas al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, el pasado primero de diciembre en el Zócalo de la Ciudad de México, motivó la molestia de políticos quintanarroenses, quienes se dieron a la tarea de mover los hilos para que desde la estructura de esa organización indígena Maya, fuera destituido. Con ello se provocó una crisis en la organización interna, pues hay quienes se niegan a la destitución de Súlub Cimá y otros, que la apoyan. Los primeros avalan la tradición que el nombramiento de un General es vitalicio y los contrarios aseguran que Sulub Cimá “entregó” a los indígenas de Quintana Roo al asistir al acto político de López Obrador, donde decenas de indígenas de diferentes partes del país le dieron su apoyo y a él correspondió entregarle el bastón de mando.
Desde la primera semana del mes de diciembre de 2018, políticos de Quintana Roo, como la directora General del Instituto para el Desarrollo del Pueblo Maya y las Comunidades Indígenas (Inmaya), Delta Moo Arriega, se dedicaron a recorrer comunidades y a contactar a los integrantes de la organización Maya para promover la destitución del General Sulub, contraviniendo la legislación local y federal de los derechos de los pueblos indígenas basadas en la autodeterminación de los pueblos originarios de México. Esta injerencia política en la organización maya se asemeja a la realizada en el año de 1997, durante el gobierno de Mario Villanueva Madrid, cuando el Congreso del Estado aprobó la llamada Ley de Justicia Indígena del Estado de Quintana Roo, con lo que impuso el Derecho Positivo al derecho consuetudinario de los mayas, y con ello debilitó la forma de hacer justicia de los pueblos originarios del hoy estado de Quintana Roo. El proceso de destitución es desaprobado por los seguidores de Sulub por que fue promovido por personas externas a la organización indígena trastocando la normatividad interna, pues a un general tiene el cargo de por vida, al menos que todos los dignatarios que lo nombraron decidan destituirlo, pero por causas graves.

El 8 de febrero se dio a conocer que Sulub Cimá había sido degradado a rango de soldado, por lo que en su lugar fue nombrado, Cornelio Puc Jiménez. Quien validó el proceso fue el juez maya, Edilberto Chablé Catzin.
Manipuleo político previo a las elecciones en Quintana Roo
Gregorio Manuel Vásquez Canché, quien vive en el municipio de Felipe Carrillo Puerto desde hace 40 años y es promotor cultural de profesión ha trabajado de cerca y asesorado a, como él los llama, los abuelos, por lo que se ha convertido en un conocedor de la cultura maya. Comentó que “ahorita está de moda el problema de que don Sulum fue a entregar el bastón de mando, no es ese el problema, el problema está de fondo, en el fondo están tratando de romper con estas estructuras que existen en los centros ceremoniales”. Agregó que su preocupación es que la intromisión de los políticos es por intereses electorales, después de las elecciones próximas pasará un buen de tiempo “para que se les vuelva a ver entre los mayas”. Manifestó su preocupación, “el hecho de que en los centros ceremoniales se vaya a perder lo que es la tradición cultural, independientemente de los cargos. Todos sabemos que esta generación de mayas que se han autoetiquetado como mayas macehuales, pues es una organización social viva, una organización tradicional viva, equiparada, equivalente a los voladores de Papantla en Veracruz, a los Chamulas en Chiapas, toda esto es tradición, con más de 50 años de autonomía, son herederos de la lucha de castas, aunque a muchos no les guste que se diga así, pero así se conoce, todo ese movimiento”. Si los políticos se siguen metiendo, “se resquebrajará totalmente esta cultura única en este municipio, en el centro de Quintana Roo, única en toda la Península de Yucatán, no la vamos a encontrar en ningún otro lado”, advirtió.
En los centros ceremoniales “es dónde se conserva la estructura más pura, más tradicional y es una sociedad grande. En los centros ceremoniales participan más de once comunidades en cada una de ellas, con cargos, con tradiciones, con sus generales, con sus comandantes, rezadores, músicos” detalló el promotor cultural Gregorio Manuel.
“Los Generales, los comandantes, los capitanes de cada guardia, de cada grupo, por ejemplo, son el poder político, de intercambio, como emblemático, con el gobierno incluso, el trato directo con el gobierno. Los sacerdotes, los patrones, como ellos le dicen, en cada centro ceremonial, también tienen su propia estructura, de ellos dependen los rezadores, los músicos, las danzantes, las vaqueras. Ese es un asunto del sacerdote y el sacerdote es un asunto religioso. Los Generales son un asunto político y de gestión para la comunidad, de respeto, de otorgar la ley”, abundó.
Hablar de la organización de los centros ceremoniales mayas en la zona centro de Quintana Roo, es hablar “de una raza viva, de esta cultura viva, de estos nojoches que merecen el respeto de todos, no solamente de su gente, de nosotros que somos, hasta cierto punto, ajenos a los centros ceremoniales, pues tenemos la obligación de respetar…”.
La Ley de Justicia Indígena “no ha servido para nada”.
La Ley de Justicia Indígena que entró en vigor en 1997 durante el gobierno de Mario Villanueva Madrid y que fue reformada en diciembre de 2012, también es cuestionada por Gregorio Manuel, quien la consideró en su momento, una puertecita para el reconocimiento del pueblo indígena de Quintana Roo, pero ante la indolencia institucional y manipuleo político es Derecho Positivo que vino a debilitar las autoridades de los jefes mayas, ahora son simples auxiliares del Ministerio Público y del Tribunal de Justicia.
Esa ley, a más de 20 años que entró en vigor, no se ha revisado a conciencia para beneficio de los mayas, aunque hay funcionarios que dicen “que ya tiene algunas adecuaciones”, las cuales “no se reflejan en la realidad. Para algunas, no ha servido para nada. Para que una ley cuaje en la realidad debe tener trascendencia, principalmente entre los pueblos, por eso esa ley ya no tiene caso de existir. La ley de Justicia Indígena no nos vale, porque es un escaparate de funcionarios, un escaparate político y que eso solo sirve para la manipulación”
Dijo que con todo el respeto que le merecen los jueces tradicionales, “no están ejerciendo la justicia indígena en las comunidades, porque son manipulados, son meros auxiliares del Poder Judicial, de la Justicia, No garantizan nada. ¿Qué es lo que ellos garantizan? Vamos a decirlo, en las comunidades les han dicho que un robo de gallina, un robo de cochino, un pleito entre familia, se arregla ahí, que si aquél invadió la milpa, allí se arregla, pero ojo, si entra un asesino, un violador a la comunidad, el juez tradicional no puede ejercer, puede atraparlo y tiene que llevarlo al Ministerio Público. En el Ministerio Público que puede pasar. Si éste es una persona que tiene influencia, que tiene dinero, puede salir libre y regresar de nuevo a la comunidad y cometer otro delito. No estamos resolviendo un asunto real que estamos viviendo en las comunidades o en estos tiempos… incluso ha reducido la autoridad que tienen los comandantes, los jefes mayas en las comunidades.
“Ellos han sustituido el poder que tienen los abuelos, se les han venido minimizando con esos cargos, mucho más antes, fue con los delegados, luego con los comisariados, ahora estamos con los jueces tradicionales y allí hay mucho conflicto, la misma gente le dice, usted es un juez tradicional y también tiene cargo dentro de lo que es la estructura religiosa, a quién le va a hacer justicia”.
Recordó que en Tulum “había fiesta y había una persona tomando fotos, Hay gentes que están designados para prohibir eso y le llamaron la atención a aquella persona, a la tercera, ya no hubo más que quitarle la cámara, resguardarla en la iglesia y el señor de la cámara fue y acusó con el juez tradicional, el juez tradicional va y les dice a los encargados de la guardia, que devuelvan la cámara, porque está catalogado como robo de cámara. Las autoridades tradicionales le dicen al juez. Nosotros no robamos cámara, la resguardamos. Tú como juez tradicional no nos puedes decir eso, tú también eres parte de nuestro cargo y sabes para qué nos nombran, para poner orden y este es parte del orden. Entonces, estos conflictos, como ejemplo, lo viven todos los días los jueces tradicionales enfrentándose a la gente, porque están ejerciendo el derecho de hacer justicia, el Derecho Positivo, no es el Derecho Tradicional. Los valores tradicionales, para que realmente los jueces tradicionales hagan justicia indígena, hagan uso de la ley indígena deberían ser esas costumbres, esas tradiciones”.
Exigen destitución del magisrado de asuntos indígenas
Desde el mes de noviembre de 2016, Sulub Cimá, a nombre de los más de 400 dignatarios del Gran Consejo Maya, pidió a las autoridades judiciales de la entidad, la destitución del magistrado de Asuntos Indígenas del Tribunal de Justicia de Quintana Roo, Javier Reyes Hernández. Lo anterior fue uno de los acuerdos tomados por los dignatarios que integran el Gran Consejo Maya.
Esta instancia solicitó a las autoridades correspondientes la destitución de Reyes Hernández, por sus actitudes prepotentes y déspotas hacia los Dignatarios, además lo acusaron de “ser promotor de acciones que buscan crear divisionismo entre los centros ceremoniales mayas”.
Esta petición quedó asentada en la relatoría respectiva de fecha 21 de noviembre de 2016. Hasta el momento, el Tribunal Superior de Justicia de Quintana Roo, no les da una respuesta.
Esta petición, fue avalada en su momento, por los asistentes a la reunión del Gran Consejo, que son representantes de los centros ceremoniales de Tixcacal Guardia, Chumpón, Chancah-Veracruz y el Santuario de la Cruz Parlante en sus Generales y sacerdotes mayas, así como representantes de otras iglesias mayas.
Sulub Cimá advierte que lo traicionaron sus compañeros
Por su parte, Sulub Cimá acusa de traición, no solo a Cornelio Puc Jiménez, quien aceptó ser General, cuando él está aún en funciones, sino también al juez Edilberto Chablé Catzin, quien se prestó a los intereses de grupos de políticos de Quintana Roo, quienes nada tienen que hacer en la organización interna de los indígenas Mayas.
En un video, al que se tuvo acceso y que además, se encuentra en redes sociales, José Isabel Sulub Cimá, partes en español y partes en Maya, detalla de la traición de que fue objeto y de la cual se enteró cuanto regresó de la Ciudad de México, donde participó en el acto de reconocimiento a Andrés Manuel López Obrador, como presidente de México.
“Desgraciadamente, cuando llegué se dijo que fui a vender al Estado de Quintana Roo. Gabino (General Maya de Chan Cah Veracruz y Secretario del Gran Consejo Maya), desde hace tiempo esta tras de mí, es el secretario del Gran Consejo Maya, pero aun es un niño, no piensa, tiene un poco de educación. No tiene los conocimientos y la sabiduría que debería tener un General, él no, la jerarquía lo metió, fueron únicamente 12 personas quienes lo metieron, el licenciado Alfredo Caamal (actualmente fundador del Partido Confianza por Quintana Roo identificado con el gobernador Carlos Joaquín ), fue por firmas de los dignatarios donde estaban, dando mercancías y después los llevo al gobierno del estado y dijo, señor gobernador, todos en la jerarquía están de acuerdo con esta decisión… eso es mentira, fue una traición que hizo a su pueblo”, explica Sulub, de propia voz.
Quien asegura que sigue siendo General del Centro Ceremonial de la Cruz Parlante del municipio de Carrillo Puerto, porque este cargo es vitalicio, de acuerdo a las costumbres mayas, fue acusado de no informar a todos los pueblos de su viaje a la ciudad de México, a lo que el argumenta: “yo soy una persona pobre, ¿cómo puedo andar avisando de pueblo en pueblo, lo que fui a hacer en la ciudad de México? No tengo dinero ni sueldo, soy una persona pobre que ni camioneta tiene, donde únicamente pude platicar lo que fui a hacer, estaba juntada la gente de la jerarquía”.
Se refiere a una reunión que se realizó en el centro ceremonial de la Cruz parlante, donde le platicó a sus hermanos a qué fue a la Ciudad de México.
Les cont´e que “nos van a apoyar a las personas de la tercera edad, después se van a apoyar a los estudiantes, los discapacitados también se van a apoyar, fui a escuchar todos los apoyos del presidente de la república para que no permitamos que nos engañen. Desgraciadamente por ese caso Gabino me culpó de ir a vender a Quintana Roo”.
Sulub identifica que los intereses externos son muy fuertes para desintegrar la organización indígena maya, como sucedió en tiempos de los abuelos. Recuerda que la crisis se agudizó y “terminaron por romper la paz” por su negación a firmar un documento “donde la jerarquía proponía al ex presidente Javier Novelo Ordoñez como su enlace con el gobierno federal”.
Recuerda: “Tres días después que llegué vino Gabino y el ex presidente Javier Novelo y me dijo el profesor ‘fuimos a verlo a Dzula y nos dijeron que estas aquí, que bueno que te vi para que me firmes este convenio, ya que esta todo firmado, hasta Kantunilkin ya firmo’, y le dije ‘a ver, quiero ver’, luego le dije, profesor, no lo voy a firmar y hay un motivo por el cual no lo voy a firmar, ¿Gabino dónde estabas como secretario? ¿Dónde está tu pensamiento cuando hicieron esto? ¿Dónde han escuchado que se corte un árbol de la punta y no del tronco, ‘esta vez te equivocaste’ le dije, eso que hiciste es una traición, ¿sabe lo que hizo esta persona? (refiriéndose a actos de represión cuando Javier novelo fue presidente municipal) Cuando les quemaron los ojos a los campesinos, ¿Quién estaba? No es este señor que está contigo? Yo vi cuando llevaron a 226 campesino para que le paguen lo de su siniestro y no le resolvieron, no, por eso no lo voy a firmar”.
El testimonio del General Sulub Cimá continúa: “Javier novelo dijo, pues ni modos, yo les dije, “la vedad no lo voy a firmar”, así fue como quedó, no lo firme porque se quién es. Escuché decir en México, las personas que no han pensado bien y que son traicioneros no deben de darles otra oportunidad, si lo acepto estaría faltando a mis principios como hombre, no quiero que se le castigue a mis pobres compañeros, por eso no firme el papel, por eso se fueron en contra mía, hasta el juez se puso en mi contra porque según soy un mal elemento y que no soy educado. Son traicioneros, lo que hicieron no es la manera en la que se mete a un nuevo General, un General cuando entra son los jerarcas quienes buscan a quien van a designar. A un General lo asignan, no se mete por traición, no un político lo mete, no la calle, es la santa iglesia quién se encarga de eso”.
Desde instancias gubernamentales y políticas se orquestó la traición
Además, el general tiene claro que es desde instancias gubernamentales, donde se gestó la traición, hace referencia a la intromisión del gobierno del estado y acusa a Delta Amad Moo Arriaga, directora del Instituto para el Desarrollo del Pueblo Maya y las Comunidades Indígenas de Quintana Roo.
“La ley de los jerarcas es que ningún político entra entre ellos, porque ellos son quienes mandan y quienes resuelven sus problemas, no puede venir la gente del gobierno y decir que se vayan en contra de otra persona o que lo quiten a cambio de dinero. Doña Delta dijo que no es cierto y que ella es inocente, en el celular de mi nieto se escucha la voz de ella diciendo “si están de acuerdo levanten la mano”, yo lo escuché ¿cómo va a decir que no es cierto? ella no se le ve el rostro porque es sólo voz, lo que le digo se escucha como lo dice, lo que hace esa señora es una traición, y con esa traición también traiciona hasta el gobierno, porque no trabaja bien”.
Considera que un representante de gobierno “no debe de venir a intervenir entre los dignatarios para comprar a la gente para que se vayan en mi contra. Para que esta situación se componga no va a ser fácil, al que asignaron es falso porque no fue la jerarquía quién lo metió, dicen que son 70 y yo me pregunto ¿De dónde vinieron tantos? cuando se enteraron que yo iba a hacer mi reunión el domingo ellos se adelantaron a hacer el suyo el sábado, dicen que son 70, pero yo me pregunto ¿de dónde vienen? si los registrados son 89, cuando nosotros hicimos todos vinieron incluso hasta los generales, éramos 56 y a nadie se le compró porque nosotros somos pobres”.
Dice que seguirá siendo General por siempre, porque así lo marca la ley del pueblo Maya, pero “he dejado de ir al centro ceremonial. Si los jerarcas que me nombraron General ahora me dicen que ya no siga yendo, no tendré nada que decir y ya no iré, pero esto sólo es política esto no está terminado, pero se va a terminar y van a salir perjudicados”.
Afirma que Delta “no tiene manera de cómo negar todo lo que está diciendo, porque tengo testigos de que ella vino y les dijo a los que están en el servicio, a quienes no se les paga y sólo están de voluntarios, les dijo que yo como General le frenó a ella para que no les de las despensas y dinero, pero eso no está en mis manos. Entonces ella tomó el dinero y le dio a esa gente, tengo los testigos y si siguen esto no va acabar sólo así, porque un General no se compra, la gente no se compra, nosotros los pobres no tenemos de dónde agarrar dinero para hacer escándalos’.
La jerarquía interna maya permite el fortalecimiento de la cultura: Jiménez Santos
Marcelo Jiménez Santos, mayahablante artista plástico y promotor cultural, pintor y caricaturista, en entrevista, dijo que la estructura indígena maya a través de las jerarquías en los centro ceremoniales permite “el fortalecimiento de la cultura, el mantener vivas las prácticas tradicionales, por lo que los considero como los guardianes de la cultura originaria Maya”.
Sin embargo, agregó, “pero un beneficio del que nosotros vemos en el ámbito urbano no lo hay, porque es otra cultura, es otra visión de la vida, es otra forma de entender la felicidad para ellos, es otra forma de entender el bienestar para ellos, no el que nosotros entendemos como felicidad, permeados de urbanismo y de modelos occidentales”.
Para los indígenas mayas, “el estar bien, aunque parezca increíble, he tenido la oportunidad de acercarme a personas que han tenido problemas muy fuertes y les he preguntado en que se les puede apoyar y me sorprende que me digan, con que no me falte el maíz, no me falta nada. Así, del maíz, allí venimos, somos una cultura del maíz y para ellos, si no les falta el maíz, no les falta nada. No lo podemos creer, porque nosotros no lo pensamos así, al menos yo que soy nacido en un pueblo y que llevo muchos años en el ámbito urbano y que estoy permeado de muchas cosas de fuera, estudie un poco y el estudio me cambia mi percepción de lo comunitario, pero veo que hay mucho arraigo en las comunidades sobre la forma de vida”.
Sobre la solución al conflicto entre la jerarquía Maya, sostuvo que lo primero es que se deben retirar todos aquellos que no pertenecen a esa estructura, “a esa dinámica social, y otros políticos que les gusta hacer relajo, lo que se necesita es respetar y reconocer las dinámicas de los abuelos, las dinámicas de los pueblos originarios, dejarlos en paz, que ellos mismos dinamicen sus acciones, porque si se sigue metiendo mano allí, pues van a terminar deteriorando, erosionando, esa estructura, el tejido social, sociopolítico de la organización tradicional, es algo que va a pasar si se sigue interviniendo en sus procesos tradicionales y lo que se debe hacer es que se retiren, que se les respeten, que permitan que se den las cosas como ellos acostumbran a hacerlo”. (Continuará).

Deja un comentario