Clic Para Compartir

Necesariamente Incómoda: Las carpetas de Alcérreca Sánchez

En la sección Política por el 27 enero 2019 a las 8:50 pm

Por Graciela Machuca—-

-Socio y titular de VIP-SAESA
-“apropiación social del conocimiento científico” planetarios proyecto obsoleto y caro, opaco y poco transparente.
-Su intención de emigrar a MORENA
-Una jubilación de PEMEX que debiera revisarse

La trayectoria en la administración pública de Quintana Roo de Víctor Manuel Alcérreca Sánchez es la siguiente:
Director General del Consejo Quintanarroense de Ciencia y Tecnología, de abril de 2011 a la fecha; secretario de Infraestructura y Transporte de septiembre de 2009 a abril de 2011; secretario de Desarrollo Agropecuario, Rural e Indígena de abril de 2008 a septiembre de 2009; secretario de Desarrollo Económico de octubre de 2006 a abril de 2008. Durante los tres años anteriores se desempeñó como diputado federal.
Su currículum indica que tiene maestría en Administración con Especialidad en Finanzas 1975-1978, por la Universidad de Guanajuato; cursó un diplomado en Econometría (1982) en el Colegio Nacional de Economistas. Diplomado en Alta Dirección de Empresa Pública (1988) en el Instituto de Administración Publica; es ingeniero Químico Industrial, ESIQUIE-Instituto Politécnico Nacional (1965). En la administración pública federal desempeñó, entre otros cargos, el de director General del Instituto Nacional del Petróleo.
Cuando llegó a Quintana Roo la clase política local, para él, no le llegaba a su altura y desde entonces fue alimentando su proyecto de ser gobernador.
Es un secreto a voces que este político del Partido Revolucionario Institucional (PRI), ha sido mencionado en investigaciones internas del gobierno del estado de Quintana Roo, como en averiguaciones previas y carpetas de investigación, en las que se le involucra, junto con otras personas de haber participado en malos manejos en cargos públicos desempeñados.
Sin embargo, hasta el momento no se le ha llamado a cuentas, pero a pesar de que goza de la “gracia del poder”, sus antecedentes al pasar por los gobiernos de Félix González y Roberto Borge, no los ha podido borrar, a pesar de que sí firmó contratos de operaciones que a otros, los han llevado a la cárcel, o por lo menos han estado sometidos a un proceso judicial y se ignoran las razones validas para mantenerse en la impunidad.
Alcérreca Sánchez fue diputado federal por mayoría relativa en la LIX Legislatura del Congreso de la Unión, electo para el periodo del 29 de agosto de 2003 al 31 de agosto de 2006. Previo a su elección, tuvo que enfrentar acusaciones de presentar una credencial de elector con irregularidades para participar en el proceso de selección interno de su partido. La otra credencial de elector que se le adjudicó en ese entonces lo daba como nacido en el estado de Yucatán. De acuerdo a su documentación pública nació el 3 de enero de 1941 en Cozumel. Ha querido ser gobernador de Quintana Roo, pero se ha quedado en el intento.
En los últimos meses se le ha visto cercano al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador y en agosto de 2018 participó en un foro sobre proyectos tecnológicos a emprenderse durante el nuevo gobierno federal. En noviembre de 2014 “se le mencionó” como uno de los prospectos del expresidente Enrique Peña Nieto para dirigir el Instituto Politécnico Nacional (IPN), institución de la cual egresó, laboró como docente, investigador y directivo.
Tanto en el IPN, en la Oficina de la Presidencia y en medios de comunicación se difundió su currículum en el que se indicó ser originario de ciudad de Progreso, Yucatán.
“Ha estado vinculado a la iniciativa privada como analista e Ingeniero de Proceso en Dow Chemical Corp; mientras que en la industria petrolera, su incorporación en las áreas de refinería en PEMEX lo llevaron a ocupar cargos de supervisor de laboratorios y superintendente de proceso en la refinería de Pemex en Salamanca, en el estado de Guanajuato”, según una nota de la agencia de noticias de El Universal.
También fue subgerente de Integración de Planes y Programas de Pemex, y más tarde subdirector general de Tecnología de Transformación Industrial y director general del Instituto Mexicano del Petróleo (IMP). La duda sobre si nació en Ciudad Progreso, Yucatán, o en Cozumel, Quintana Roo, ha sido uno de sus retos a vencer en su proyecto de ser gobernador de Quintana Roo, por lo que debería ya estar en una carpeta de investigación.
Sin embargo, a su paso por la administración pública de este estado, ha ido acumulando cuestionamientos sobre sus responsabilidades en el desempeño de su labor.
Es mencionado por haber firmado contratos “de puño y letra” en el caso de Servicios Aéreos Ejecutivos, Sociedad Anónima (VIP-Saesa), copropiedad del gobierno del estado de Quintana Roo, mismos que le causaron un quebranto económico multimillonario al patrimonio estatal, pero él no fue llamado a cuentas, por el contrario sigue como funcionario estatal…. Ni se le toca para nada, mientras que otros como Carlos Alberto Acosta Gutiérrez, fue detenido y otros once exfuncionarios aparecieron en una lista de personas investigadas por la Fiscalía.
Como exdirector General del Instituto Mexicano del Petróleo recibe mensualmente entre 238 mil y 362 mil pesos. También se le señala de haber sido accionista de la empresa pública-privada VIP-Saesa, dependiente de la Secretaría de Infraestructura y Transporte, de la cual fue titular, nadie entiende la protección que lo mantiene.
Cuando se configuraron los ilícitos en la empresa aérea, Alcérreca Sánchez, se desempeñaba como primer vocal del Consejo de Administración.
Otro pendiente de Alcérreca Sánchez, como lo hemos señalado en su momento y como lo ha documentado ampliamente el periodista Luis A. Cabañas Basulto, son los recursos asignados al Proyecto de Planetarios.
El 10 de junio de 2016 la Unidad de Transparencia y Acceso a la Información Pública del Poder Ejecutivo dio respuesta a una solicitud de información sobre este proyecto.
Planetario de Chetumal, 27 millones 974 mil 376.70 pesos; Planetario Cancun, 35 millones 480 mil, 226 pesos; Planetario Cozumel, 59 millones de pesos; Planetario Playa del Carmen, 51 millones 481 mil pesos. El total de los 4 planetarios es de: 174 millones 585 mil 603 pesos.
Se trata de un proyecto cuya efectividad aún no ha sido comprobada, porque la tecnología con que se diseñó ha quedado obsoleta, sin embargo, los recursos se invirtieron. Solo se observa opacidad y falta de rendición de cuentas.
Así como a nivel nacional se han ido conociendo las irregularidades de la administración saliente en el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), las instancias correspondientes deben investigar lo que ha hecho o dejado de hacer Alcérreca Sánchez en el Consejo Quintanarroense de Ciencias y Tecnología, una institución que requiere innovación, dinamismo y proyectos acordes al desarrollo tecnológico que requiere el país.
Por dar solo un ejemplo, en meses pasados se le cuestionó como “Científico” que dice ser ante la contingencia del arribo masivo del sargazo que el Estado enfrentó, y por toda respuesta dijo Alcerreca Sánchez, -Que se investigue, es un problema que debe ser investigado- mientras que jóvenes sin recursos se esfuerzan por presentar proyectos sin un solo centavo, la institución que dirige ha construido auténticos monumentos a su ego, muy distinto a la demanda que necesitan en materia de ciencia y tecnología.

El caso de Alcérreca Sánchez es digno de tomarse en cuenta, ya que después de trabajar en los gobiernos del grupo político contrario al que actualmente tiene el poder, sigue como servidor público del gobierno del estado, mientras que una estela de opacidad, falta de transparencia e impunidad cubre su trayectoria política y enturbia sus credenciales como técnico.
En un estado donde las revanchas políticas en el mejor de los casos terminan en la cárcel, el aún encargado de promover la ciencia y la tecnología en Quintana Roo, continúa sin aclarar sus pendientes con la sociedad quintanarroense.
En una entrevista con la agencia de noticias del Conacyt Alcérreca Sánchez, dijo que Quintana Roo es el primer estado de la República en contar con una red de planetarios “cuyo objetivo es la divulgación del conocimiento científico y tecnológico, para fomentar entre los ciudadanos el interés por la cultura y la curiosidad científica”.
Alcérreca Sánchez, denominó a su proyecto una “apropiación social del conocimiento científico”, al parecer vive en otra realidad una realidad de hace por lo menos 60 años, y no entiende ni el ni quien lo sostiene en el cargo que con una simple computadora de 6 mil pesos e internet los jóvenes pueden permitir al doble o tal vez al triple del conocimiento que proporciona Alcerreca Sánchez en su vetusto proyecto.
Sin embargo, aún quedan respuestas pendientes sobre los criterios técnicos y administrativos para aplicar los recursos. La transparencia y la rendición de cuentas son principios fundamentales en que descansan las democracias contemporáneas.

Deja un comentario