Clic Para Compartir

Necesariamente Incómoda: y la violencia contra mujeres en la era AMLO

En la sección Mujeres por el 18 septiembre 2018 a las 3:50 pm

 

 

 

 

Graciela Machuca—

 

 

**El Feminicidio desde la agenda nacional—

**La perspectiva y los compromisos de Sánchez Cordero—

 

 

El trabajo de quienes integran el Observatorio Ciudadano Nacional de Feminicidio (OCNF), desde su fundación, ha sido arduo y los tropiezos han estado a la orden del día por su propia naturaleza, sin embargo, con trabajo de sus integrantes  se ha logrado que este importante tema para las mujeres se haya colocado en la agenda pública nacional y día a día vaya permeando en la sociedad mexicana, lo que ha  permitido que el fenómeno  se visibilice, a pesar de los vaivenes de los índices delictivos y de las cifras negras.

Las integrante del OCNF nos reunimos el pasado 8 de septiembre en la Ciudad de México con la ex ministra, actual senadora de la República y próxima secretaria de  y Gobernación, Olga Sánchez Cordero, así como con la senadora Malu Micher, a quienes expusimos propuestas claras y contundentes para atacar de frente esta forma de genocidio contra las mujeres.

Se hicieron compromisos mutuos tendientes a que las allí reunidas incidamos para que el gobierno, a través de sus tres órdenes, genere políticas públicas diseñadas con la experiencia y voces de las familias de las víctimas, con expertas y activistas, quienes conocen de raíz el problema y llevan años construyendo soluciones para atenderlo, pero no han sido escuchadas.

Durante ese encuentro, se acordó realizar acciones de manera conjunta para la prevención, atención, sanción y erradicación de la violencia contra las mujeres en  México, para lo cual es fundamental la voluntad política de quien asumirá la Presidencia de la República el próximo primero de diciembre, pero específicamente de las y los integrantes del gabinete encargados de la seguridad interior, seguridad pública, así como procuración y administración de justicia, porque si las víctimas y sus familiares no ven que la justicia se materialice, todo los esfuerzos serán inútiles.

Las representantes del gobierno federal electo agendaron la reunión con el Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio, luego que el día 7 de septiembre nos plantamos frente a las oficinas de Andrés Manuel López Obrador, pidiéndole una audiencia, la cual nos fue negada por el personal de contacto con la ciudadanía.

Sin embargo, horas después, la propia Olga Sánchez Cordero concretó la reunión con las representantes del Observatorio, la cual fue un éxito, porque  nos escucharon, quienes deberán atender el problema directamente, como un asunto de Estado y que debe estar dentro de las estrategias prioritarias en la defensa de los derechos humanos en México.

Los días 6, 7 y 8 de septiembre, nos reunimos en la capital del  país, para participar en  la XIV Asamblea del OCNF, la red conformada por 43 organizaciones de la sociedad civil, ubicadas en 23 estados del país, así como familiares de víctimas de feminicidio y desaparición.

En su calidad de senadora de la República, próxima secretaria de Gobernación, experta en Derecho y en administración de Justicia, se le hizo un llamado, “para que se atiendan de manera integral los diversos modus operandi que están poniendo en riesgo la vida y seguridad de las mujeres, pues esta problemática tiene que atenderse -además del ámbito familiar-, desde el ámbito comunitario, tomando en cuenta los diversos actores criminales que violentan a las mujeres, por lo que es necesaria la creación de una política integral y estructural, que impacte de manera positiva en la vida de las mujeres y niñas en el país”, como lo dice el comunicado que difundió un día después el mismo Observatorio.

Los puntos que requieren la atención del gobierno federal, el Observatorio los ha delimitado y entre ellos se encuentra la necesidad de que la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia Contra las Mujeres (CONAVIM) “sea fortalecida y que se establezca un mecanismo para la implementación efectiva de las Alertas de Género”.

Uno de los tres ejes transversales del Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018, fue, precisamente, el de Perspectiva de género, por lo cual, todas las secretarías de Estado, sin excepción, tuvieron presupuesto para desarrollar estrategias específicas, pero ante la falta de voluntad política y conocimiento  de quienes tenían que ejecutar esas estrategias,  todo fue un rotundo fracaso. Las cifras de los feminicidios y demás violencia contra mujeres en México, así lo demuestran,

En el Proyecto de Nación 2018-2024, presentado a finales de 2017 por Andrés Manuel López Obrador, se habla que todos los programas de gobierno deben tener cinco mandatos y restricciones transversales, entre ellos, la equidad de género.

Además, en el mismo documento se lee: “Se ha buscado que este Proyecto de Nación considere en todas sus partes el principio de la equidad de género. La patria con justicia y democracia a la que aspiramos debe respetar, promover y garantizar los derechos de las mujeres con políticas públicas incluyentes que aseguren la equidad efectiva entre mujeres y hombres y que atiendan las intolerables expresiones de violencia, abuso y acoso a las que están expuestas las mujeres en todos los entornos sociales, en todas las regiones del territorio nacional, a todas horas del día”.

El referido Proyecto de Nación fue elaborado por expertos, sin embargo, espero que las deficiencias metodológicas en materia de políticas públicas, se subsanen cuando se presente el Plan Nacional de Desarrollo como lo establece el Artículo 26 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y su  ley reglamentaria, con la finalidad de que el discurso pueda acotarse a las reglas a tomar en cuenta en el momento de elaborar la iniciativa de Ley de Ingresos, así como la del Presupuesto de Egresos de la Federación, ya que de lo contrario, tantas palabras, tinta, horas de radio y televisión, dolor, lágrimas y olvido de la víctimas no habrán valido la pena.

Las organización de la sociedad civil, las víctimas, sus familias han logrado que el tema se encuentre en la agenda nacional, que forme parte del quehacer de los políticos, ahora nos falta que las políticas públicas sean efectivas y que la violencia contra las mujeres se elimine de la cultura del pueblo de México, para lo cual, el trabajo apenas empieza.

En ese encuentro, también se le planteó a Sánchez Cordero, un  punto que ella conoce  muy bien, la elaboración y aprobación por parte del Congreso de la Unión de un Código Penal Único en materia de los Delitos de Género, así como la creación de un Protocolo Nacional de Investigación del Feminicidio y la homologación del tipo penal de feminicidio.

Como defensoras de los derechos humanos expresamos la necesidad de que en la Estrategia Nacional de Seguridad sean tomadas en cuenta las problemáticas de preocupación para las mujeres como lo son el feminicidio y la desaparición, vinculados a la trata de personas.

Para quienes integramos el Observatorio no es nuevo contribuir en la elaboración de política pública, ya que desde hace más de 14 años,  “hemos documentado y visibilizado el feminicidio; contribuimos en la redacción del tipo penal de feminicidio a nivel nacional y estatal, hemos elaborado protocolos de investigación del feminicidio, desaparición y violencia sexual. Hemos impulsado peritajes sociales para contextualizar la violencia familiar y comunitaria; así como diversas herramientas como las Unidades de Análisis y Contexto y cuya parte de nuestra labor ha sido también el acompañamiento a familiares de víctimas de feminicidio, obteniendo sentencias históricas que han sentado precedentes para la investigación con debida diligencia y perspectiva de género como el caso de Mariana Lima y el caso de Lesvy Berlín Osorio”, se lee en el comunicado.

Por ello se exhortó a la próxima Secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero y a la Senadora Malú Micher  que se mantengan observantes de que la Sentencia de Mariana Lima emitida por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) sea cumplida a cabalidad e implementada en otros casos de violencia contra las mujeres.

En la agenda de la reunión, también se incluyó la petición del OCNF al presidente electo, para que la CONAVIM y el Instituto Nacional de las Mujeres (INMUJERES) estén encabezados por mujeres de altos perfiles en política pública, derechos humanos, perspectiva de género y capacidades para atender tan grave problemática.

Se le reiteró la petición de una reunión con el presidente electo con el OCNF, a fin de expresar de manera directa el contexto, preocupaciones y propuestas para que el derecho de las mujeres a una vida libre de violencia sea garantizado.

Las representantes del gobierno electo manifestaron su disposición para  “colaborar de manera conjunta para fortalecer los trabajos que emprenderán”. Desde Quintana Roo me sumo a este compromiso de colaboración y a dar seguimiento periodístico a las acciones de gobierno que se pondrán en marcha y que deben estar alejadas de la improvisación y de las ocurrencias.

Deja un comentario