Clic Para Compartir

¡LOS ERRORES DE LA FISCALIA DE QUINTANA ROO, UNO TRAS OTRO, SIN LIMITE DE CUENTA! (UNO POR UNO; LA COLUMNA)

En la sección Política por el 30 agosto 2018 a las 9:17 am

Por: Ángel Ramírez Hernández

Maestro en Periodismo Político, Miembro Fundador y Presidente del Colegio de Profesionistas en Comunicación de Quintana Roo, A.C.

Chetumal, Quintana Roo a 29 de agosto del 2018.- ¡Fallas! Que hacen perder credibilidad, son las de la Fiscalía General del Estado, guiada por Miguel Ángel Pech Cen; que en este mes de agosto por finalizar, no dieron certeza de la función vital que desarrolla la dependencia estatal, para brindar la seguridad social.

Tres casos que marcan preponderantemente a la Fiscalía durante el mes de agosto, errores u horrores, como lo quiera usted nombrar.

Primero, la muerte de una niña de 11 años de origen guatemalteco, acontecido a mediados de mes, en la que, Guadalupe Reyes Pinzón, titular de la Fiscalía Especializada de Atención a Delitos contra la Mujer y por Razones de Género, concluye que fue suicidio, y no homicidio, con agravante de abuso sexual y tortura, como inicialmente trascendió, presuntamente, de la propia policía ministerial.

Con tanta experiencia acumulada, ¿puede la policía ministerial, confundir un suicidio con un homicidio agravado?; pero sobre todo, como dicen las propias redes sociales, publicadas oficialmente por la misma dependencia estatal.

El 16 de agosto pasado, en una cuartería ubicada en la calle 58, entre las avenidas 15 y 20 de la colonia Colosio, en Playa del Carmen, Quintana Roo, fue encontrada el cuerpo de una menor de 11 años, dónde el informe preliminar rendido, según algunos medios de comunicación, por la propia policía ministerial, había sido un homicidio agravado.

Al final, la Fiscalía Especializada de Atención a Delitos contra la Mujer, concluía que, de acuerdo al examen ginecológico, la niña no fue víctima de abuso sexual y mucho menos torturada y asesinada.

Guadalupe Reyes Pinzón, titular de la fiscalía para la mujer, en conferencia de prensa, aseguraba que basado en el testimonio del hermano de la occisa,  un niño de 9 años que no sabe hablar castellano, apoyado por una traductora improvisada, la niña de origen guatemalteco se había suicidado.

El detonante o motivo, según el niño, encargado de bajar el cuerpo de su hermana de la soga de la cual pendía, para colocarla en su cama, había sido la pobreza extrema que padecía junto a la familia.

Es decir, el argumento que concluye la investigación de la institución, que duró días a lo máximo, se basa en el testimonio de un menor indígena que utiliza su dialecto maya para comunicarse.

Más claro ni el agua, no hubo investigación rigorosa que implicara especialistas diversos en el tema,  ni mucho menos la asistencia profesional en la traducción.

El segundo caso, fue el doble feminicidio acontecido en el municipio de Felipe Carrillo Puerto, cometido por un menor de 17 años.

El boletín oficial de la Fiscalía señalaba en primer término que, el doble homicidio, cometido con arma blanca, fue causado por un robo frustrado.

La versión oficial, enardeció a los habitantes de la zona maya de Quintana Roo; pues los feminicidios fueron presenciados por más de uno, detonando manifestaciones ciudadanas que pudieron derivar en el linchamiento del menor victimario y su familia.

La cereza del pastel de la Fiscalía, es haber anunciado, en otro comunicado oficial, la detención del joven, hijo del líder de la CNC en Felipe Carrillo Puerto y ex diputado local, Elizama Be Cituk, cuando los padres del menor, habían anunciado a varios medios de comunicación, la entrega de su hijo ante el riesgo que corría en libertad, los ánimos entre los pobladores estaban candentes, adelantaban.

¿Le cuesta tanto a la Fiscalía hablar con la verdad?, ¿Por qué no ser trasparente, claro, frontal?

Cuidar el Estado que aglutina los principales destinos turísticos del país, como Cancún, Cozumel, Isla Mujeres y la Riviera Maya, ¿Implica para la autoridad, alterar la realidad, mentir, falsear?, ¿Qué es lo que pasa por la cabeza del Fiscal o sus colaboradores a la hora de investigar y rendir cuentas a la sociedad?

El tercer caso, del irrisorio actuar de la Fiscalía, ocurrió ayer, cuando tratando de ejercer una orden de aprehensión, elementos ministeriales, confunden al imputado con su hermano.

Según el Portal de Noticias “Taxi Vigía”, que circula en las redes sociales, la detención de Alejandro Marrufo Roldan, ex tesorero y ex secretario de Finanzas y Planeación (Sefiplan), durante el gobierno de Roberto Borge, acusado por el delito de peculado, como parte de la carpeta de investigación 143/2018, por desvío de más de tres mil millones de pesos de programas agrícolas, se había frustrado.

El motivo según el Portal de Noticias, se lo digo, pero no se vaya a reír, fue que los ministeriales, confundieron a Alejandro con su hermano José Carlos.

La información de “Taxi Vigía” se la pongo textual:

FISCALÍA GENERAL DE QUINTANA ROO CUMPLE ORDEN DE APRENSIÓN SOLO QUE DETIENE A LA PERSONA EQUIVOCADA EN SU MEGA OPERATIVO.

“En cumplimiento de una orden de aprensión elementos de la Fiscalía General de Quintana Roo implementan un operativo nocturno la noche de ayer para ubicar y detener al ex funcionario Alejandro Marrufo Roldán, pero los agentes ministeriales cometieron un grave error la confundirse y llevarse preso a José Carlos Marrufo.

José Carlos Marrufo conducía una camioneta de color blanco sobre la calle Zaragoza con Fráncico I Madero, cuando fue interceptado por cuatro unidades y un aproximado de 15 agentes de la Fiscalía General de Quintana Roo que alegaban tener una orden de aprensión en contra Alejandro Marrufo Roldán.

A pesar de que José Carlos Marrufo Roldán intento identificarse con los elementos de la Fiscalía General para demostrar que no era A.M.R, los agentes ministeriales actuaron de manera prepotente y se lo llevaron preso quien sabe a dónde porque hasta el momento se desconoce su paradero.

Es claro que este tipo de operativos realizados al “vapor” solo evidencian la ineptitud de algunos cuantos directivos de la Fiscalía General de Quintana Roo, pues sin realizar un verdadero trabajo de investigación y con el afán de quedar bien o colgarse una medallita ante los “jefes”, terminan deteniendo a cualquier persona violando de esa manera todas sus garantillas individuales.

Familiares y amigos han acudido a la Fiscalía General para solicitar información del paradero de José Carlos Marrufo, pero los agentes ministeriales afirman que hasta el momento no han detenido a nadie con ese nombre y ante esa situación hacen responsable a la autoridad correspondiente”.

Es claro, las ¡pifias! de la Fiscalía que socaba, dinamita su propia imagen y credibilidad, son una tras otra,  y no se le puede permitir al Fiscal, Miguel Ángel Pech Cen, que arremeta contra el mensajero por sus errores, para ser más claro, el Fiscal no puede irse en contra de los periodistas porque señalamos sus horrores o complacencias si fuera el caso, los periodistas señor fiscal, no somos cultores de belleza que maquilla los hierros de su dependencia.

Como dice el cantautor panameño, Rubén Blades en su melodía “Plástico”, las fallas se ven en la cara; pero nunca en el corazón, lo que no puede decir la fiscalía de Quintana Roo, cuyas fallas, se le ven  en la cara, la metodología de trabajo y hasta en el corazón.

ENLACE: http://payoobisponews.com.mx/2018/08/los-errores-de-la-fiscalia-de-quintana-roo-uno-tras-otro-sin-limite-de-cuenta-uno-por-uno-la-columna/

Deja un comentario