Clic Para Compartir

Confianza VS Morena en el próximo combate electoral

En la sección Política por el 28 agosto 2018 a las 9:42 am

 

 

 

 

Libre el camino hacia la madurez política entre el conglomerado quintanarroense donde se ha fortalecido la democracia, Vox Populi. Tanto como se ha mostrado disposición para emitir el voto razonado para castigar y también para cambiar banderías, para lo cual ha dependido la decisión al llamado de la unidad electoral del pueblo, en ese camino sería indispensable tener un gran interés y confianza en el proceso 2019 para quienes muestren innovación política positiva, no solo para unos cuantos, sino para todos.

Para el cambio de diputados en el Poder Legislativo estatal, en el cual tanto la sociedad como cada uno de quienes conforman la sociedad quintanarroense han madurado electoralmente. Para la próxima contienda electoral se presentará como principal retador el nuevo partido local -Confianza por Quintana Roo- con algo más sólido y creíble de lo que se ha conocido hasta ahora. –Se espera-.

Por otro lado, los partidos tradicionales, PRI, PAN y PRD, se han visto afectados por los conflictos que existen al interior por cuan catástrofe electoral y, como consecuencia, con la llegada del triunfo de Morena, esos partidos dejaron de percibir oportunidades, las que se presentarán nuevamente en el proceso 2019 a la diversidad de pensamiento democrático que ya existe en los quintanarroenses, Vox Dei.

Confianza VS Morena será una contienda estelar por el campeonato para obtener el poder Legislativo en el Estado, ahora existe la idea que seguirán los impulsos de triunfo de Morena, pero con la premonición que será vencido por el ímpetu e innovación del joven contendiente local, Confianza por Quintana Roo.

Pero eso no ocurrirá automáticamente, para comenzar, dependerá de la decisión y determinación de aprender para madurar como contendientes de nuevo cuño, caras nuevas -sin mañas- que electoralmente irradien confianza.

La madurez se irá desarrollando según el proceso sujeto a las experiencias que se irán presentando y, sobre todo, a la forma en que la reacción adversa se tome ante ello. La madurez electoral será tarea de todos los de casa ya no será excusa solo para unos los errores que hagan los demás.

Una nueva etapa se ha iniciado en las entrañas de la parcialidad tradicional. Todos los días se acumulan evidencias cada vez más inocultables de desafección hacia los partidos existentes, de desacuerdos entre unos y otros, de rompimiento a la doctrina y echándose la culpa unos a otros de lo que no pudo ser en la contienda electoral que pasó.

El ambiente agrio y desesperanzador continúa de forma irreversible con el transcurrir del tiempo en los partidos grandes, otrora más fuertes, se ha ido tornando en el tiempo de descontentos cargados de acusaciones, sospechas y rivalidades entre los líderes, candidatos y militancia por las derrotas sufridas en el proceso 2018 que concluyó recientemente en el Estado, para inmediatamente dar inicio al paso del próximo combate electoral para ocupar el Poder Legislativo local en el 2019.

Durante el reciente fracaso, saltó a la vista la palabra concordato partidista, que no fue de concordancia en las alianzas con apego a la realidad. El partido tribal auri-negro PRD de la aldea local se destapó una olla de rencillas, fricciones y disputas, con luchas de poder y odios entre unos y otros. –Muy al estilo de las tribus perredistas. –Apenas alcanzaron a sobrevivir-.

En el Frente. De acuerdo con las acusaciones que formularon las dirigencias de la panadería local, PAN, especialmente de regiones municipales, no fue de ideología panista sino excluyente conducta repetida intercambiando acusaciones.

Acción Nacional es un conglomerado de sedicientes panistas que solo buscan bienestar político y económico pretendiendo cargos de elección popular, todos quieren ser postulados, los últimos sufrieron las más menguadas cifras electorales.

El debate en el Congreso del Estado no resultó como tal por la irresponsabilidad del ex líder del amasijo local, la cuestión que circuló fue por ser parte responsable de la catástrofe electoral estatal 2018 que al unísono espetaron tildando al presidente de la Gran Comisión, diputado plurinominal panista, Eduardo Martínez Arcila, señalándolo claramente de manera acuciosa y calificándolo por su preeminencia gozando de privilegios en los manejos de gastos, dietas y prerrogativas que han emanado de las arcas del erario legislativo.

Los opositores del ahora campeón Morena, fueron enredándose e individualmente disgregados carentes de un proyecto alterno que abriera el panorama realista y estratégico con la promesa para atender las necesidades del pueblo si triunfasen, fueron derrotados por que llevaron el combate sin argumentos convincentes que explicasen los objetivos y las consecuencias.

Los análisis fueron básicamente para alcanzar espacios y tiempo en los medios de comunicación y en busca de la pantalla de las redes sociales, improvisaron y echaron a andar los egos y las aspiraciones personales de impaciencias ausentes de veracidad.

Compitiendo entre los de un mismo bando en forma desarticulada y hasta contrapuesta. Sin ser el interés del grupo lo que importara y sus mensajes fueron dirigidos a ellos mismos, cada segmento a favor de su parcela, para ello discurrieron con falta de credibilidad.

Deja un comentario