Clic Para Compartir

Zona Maya: Tromba azota a Dzoyolá

En la sección Medio Ambiente por el 5 julio 2018 a las 9:23 am

POR ESTO

DZOYOLA, FELIPE CARRILLO PUERTO, 4 de julio.- La furia de la naturaleza se dejó caer sobre la comunidad indígena de Dzoyolá, cuando rachas de vientos huracanados y fuertes lluvias con granizo derribaron árboles, ramas, además de dejar un importante sector de la población sin servicio de energía eléctrica. A pesar de que no se registró víctimas que lamentar, pero sí causó severos destrozos en la población, que no se explican sobre lo ocurrido, ya que los vientos que se dejaron sentir de dos a tres minutos causó severos daños.
La comunidad indígena de Dzoyolá se ubica a más de 80 kilómetros al noroeste del municipio de Felipe Carrillo Puerto, donde la mayoría de la población cuenta con viviendas de endeble construcción, y que el día de ayer, prácticamente se llevaron el susto de su vida, al ser golpeados de manera severa por un fenómeno natural, algunos refieren que se trata de una tromba y otros mencionan que se trató de un tornado que prácticamente en su paso derribó árboles, ramas, además de dejar a un gran sector de la población sin energía eléctrica.
De acuerdo a información que dan a conocer los habitantes de esta comunidad, como el señor David Pat Moo, quien comentó en lengua maya, mientras que con su machete cortaba las ramas de los árboles que cayeron en su predio y sobre la barda del domicilio, “todo parece indicar que es castigo de Dios, no hay otra explicación, porque lo que vivimos ayer tarde-noche nunca lo habíamos padecido”.
La fuente señaló que “está muy extraño lo que pasó, porque solamente vino a afectar una parte de la comunidad, porque tenemos experiencia de huracanes que han golpeado al municipio, como Roxana, por más que hubo fuertes vientos no destruyó tanto en esta comunidad, peor en esta ocasión no supimos de dónde vino, y prácticamente nos agarró descuidados”.
Mientras que la señora Suemy Koh Poot comentó que “no esperábamos que la naturaleza hiciera tanto daño, por la tarde-noche se nubló y empezó la lluvia, y luego de una pausa empezó a caer granizo y acompañado con fuertes vientos que vinieron a arrancar arboles desde la raíz, derribar ramas, que muchos de estos cayeron sobre la red de energía eléctrica, para dejar a más de un gran sector de la población sin este servicio”.
La entrevistada comentó que “todo fue en cuestión de dos a tres minutos, que vino a afectar a la comunidad de Dzoyolá, que no esperaba que fuera azotada por la naturaleza de esta manera, puesto que pensábamos que sólo era una lluvia normal, pero en forma repentina vinieron rachas de vientos huracanados que derribaron los árboles, que quizá no cobró vidas humanas, pero sí causó daños a la población”.
Al respecto, los señores José Luis Canché Ek, y Severiano Uicab Hoil, coincidieron en señalar en lengua maya, “la gente de la comunidad se vio sorprendida por este fenómeno natural, que solamente tardó unos minutos, creemos que si hubiera tardados más de tres minutos, por los vientos fuertes con que azotó a la población, tal pareciera que se hubiera llevado hasta personas. Consideramos que sólo dentro del pueblo dañó mucho, de repente escuchamos un fuerte ruido y los que estaban en la calle tuvieron que ingresar a sus viviendas, mientras que los niños lloraban por los estruendos que escuchaban”.
Por su parte la señora Margarita Poot Chin explicó, en lengua maya: “Sólo empezó a caer la lluvia, y después vino un viento que sólo se escuchaba cómo derribaba los árboles, tiraba las ramas, y movía nuestras casas construidas con material de la región, sólo estábamos esperando en qué momento se iba a caer sobre nosotros, porque ahí estábamos adentro aguardando lo que pudiera pasar. Pensamos que ahí nos íbamos a morir, por la magnitud del viento y la forma como quebraba los árboles”.

 

Deja un comentario