Clic Para Compartir

30 de abril, un día nada especial para muchos niños

En la sección Actualidad por el 30 abril 2018 a las 9:30 am

POR ESTO

El Día del Niño debería ser para los infantes un día especial, pleno de sorpresas y felicidad, pero lamentablemente no siempre es así y mientras muchos pequeños disfrutarán este 30 de abril con una salida al cine, a comer una hamburguesa o simplemente compartir una merienda casera con la familia, otros muchos deberán pasar su día trabajando, sin ningún incentivo especial.
En Cancún no existen cifras oficiales reales sobre el número de niños que se ve orillado a trabajar, generalmente para contribuir al gasto familiar y, en este sentido, la mayor parte de los infantes laboran fuera de sus jornadas escolares o los fines de semana.
También hay otros pequeños que, precisamente por su edad, no pueden quedarse en casa mientras sus progenitores trabajan fuera y los acompañan; generalmente se trata de comerciantes informales que ofrecen sus mercancías en la vía pública, cruceros o camellones.
Y aunque el futuro de los niños en un destino turístico como Cancún está plagado de oportunidades de desarrollo, factores como la inseguridad, la precaria situación económica de buena parte de las familias y la presencia de la delincuencia organizada, propician que muchos infantes se vean orillados a contribuir al ingreso familiar y en ocasiones terminen abandonando sus estudios, se integren en alguna pandilla, incursionen en el mundo de las drogas y lleguen al extremo de convertirse en sicarios o, en el caso de las niñas, se embaracen a corta edad.
Algunos de estos niños trabajadores acuden a la escuela y una vez concluye su jornada se lanzan a las calles, generalmente integrados en el comercio ambulante, voceadores de periódicos, repartidores de volantes publicitarios, payasitos e incluso pepenadores, mientras que otros tan siquiera tienen la oportunidad de estudiar.
También se dan casos en los que los menores se dedican de lunes a viernes a las actividades escolares, en tanto que los fines de semana acompañan a sus padres e incluso les ayudan con las ventas, al no tener los progenitores con quién dejarlos encargados mientras trabajan, lo que se observa especialmente en las madres solteras.
Aunque no hay una estadística concreta ni actualizada sobre el número de niños trabajadores en Cancún, se estima que son más de mil los infantes que de algún u otro modo se ven obligados a contribuir al gasto familiar con su trabajo, de los cuales, según fuentes del Desarrollo Integral para la Familia municipal (DIF), alrededor del 50 por ciento lo hace por convicción propia, en virtud de la precaria situación económica en la que viven ellos y sus familias y el otro 50 por ciento lo hacen obligados por sus padres, quienes les exigen que trabajen, aunque esto represente que no acudan a clases.
Las fuentes mencionaron que a través del DIF, los niños que son rescatados de trabajar en la calle tienen la oportunidad de encontrar otras alternativas, como es la entrega de becas en efectivo a fin de que puedan ayudarse en sus estudios, esto en virtud de que a todos los niños que se encuentran integrados en dicho programa les exige continuar con sus estudios.
A decir de especialistas, las múltiples facetas de nuestro destino turístico les permitirán tener ventajas sobre los niños de otras ciudades del interior del país, aunque también es cierto que precisamente por su naturaleza los pequeños corren aquí mayores riesgos, especialmente de integrarse en algún grupo delincuencial o comenzar a consumir drogas, legales o ilegales, desde temprana edad.

Deja un comentario