Clic Para Compartir

Afecta a hoteleros la plataforma Airbnb

En la sección Turismo sin Fronteras por el 25 octubre 2017 a las 9:57 am

POR ESTO!

El regular la plataforma digital Airbnb, no es suficiente para frenar o equilibrar la competencia desleal que ofrece este tipo de hospedaje en todo el mundo y ahora de manera directa en Cancún
Lo anterior lo explicó el vicepresidente de la Asociación de Hoteles, Abelardo Vara Rivero, quien señaló que la principal afectación de las plataformas virtuales y obtenido por Internet, es que distorsiona el mercado del hospedaje.
Esta situación se explica con números directos que maneja la Asociación de Hoteles. Los usuarios de Airbnb en Quintana Roo no son pocos. En 2016 se hospedaron 271 mil personas en esa plataforma, 131% más que los huéspedes en el 2015. Por los alojamientos, los ingresos anuales promedio de un anfitrión fue de 75 mil 200 pesos
Asimismo detalló que si el tráfico de pasajeros crece, pero la ocupación se encuentra diez por ciento abajo respecto de 2016, esto se explica porque la oferta de hospedaje a través de la plataforma Airbnb capta gran parte de esos viajeros que llegan vía aérea en mayor volumen que el año pasado, lo cual es evidente que afecta directamente a la hotelería tradicional establecida en Quintana Roo.
“No hay equilibrio, porque aún con la regulación el tema es la distorsión de mercado, ya que sin importar la plataforma ofrece hospedaje con precios que son sumamente variados, mientras que la hotelería establecida lucha año con mantener tarifas”, apuntó el entrevistado.
Cabe señalar que en la teoría, a partir del 1 de octubre de este año, Airbnb comenzó a recaudar el impuesto al hospedaje como parte del convenio impositivo que firmó el 21 de agosto con el gobierno de Quintana Roo.
La administración de Carlos Joaquín González tomó como base el esquema tributario que el gobierno de la Ciudad de México ya aplica en la capital del país para recaudar el tres por ciento del impuesto al hospedaje a las miles de casas que se rentan a través de esta plataforma en la entidad.
El gobernador aseguró que con este acuerdo Quintana Roo se convierte en la segunda entidad en toda Latinoamérica en regular a la plataforma, después de la Ciudad de México.

El crecimiento de Airbnb

Desde que Airbnb apareció en 2008, su popularidad entre los viajeros jóvenes no pasó desapercibida para la industria hotelera, que ha observado con cautela este fenómeno. Aunque los hoteles registraron buenas estadísticas este año —las cifras de ocupación y tarifas rompieron récords en 2015 según la consultora de datos STR—, cierta ansiedad se cierne sobre las suites corporativas.
Airbnb, un red de huéspedes y anfitriones que cuenta con más de dos millones de afiliados en todo el mundo, incursionó hace poco en el sector de los viajeros de negocios, la clientela por excelencia de los hoteles.
Phocuswright, una empresa de investigación de viajes, señaló que una de cada tres personas que viajaron por placer en 2015 se hospedó en un alojamiento particular, lo cual representa un aumento frente a 2011, cuando sólo una persona de cada 10 utilizaba este servicio. En los últimos dos años, el 31 por ciento de las personas que utilizaron Airbnb lo hicieron por viajes de negocios.
El asunto ahora es de qué manera los hoteles están reaccionando a esta competencia, si es que lo están haciendo. Sólo AccorHotels, la empresa hotelera francesa que incluye marcas como Sofitel y Raffles, ha realizado inversiones directas en lo que se llama economía colaborativa. Adquirió Onefinestay, una plataforma de contacto entre huéspedes y anfitriones con oficinas en Londres que presta servicios al mercado de lujo.
Ahora, un informe publicado por la consultora STR pone en duda el impacto real de la plataforma en las cadenas hoteleras. El informe se basa en un estudio del comportamiento hotelero de 13 ciudades, seis de ellas. Entre ellas está Barcelona, ciudad que está cuestionando su modelo turístico.
Airbnb cuenta con una cartera de 2.3 millones de alojamientos en más de 34 mil ciudades de todo el mundo, localizadas en 191 países. Una cifra que más que duplica a las 1.1 millones de habitaciones que posee el grupo hotelero más grande, Marriott, tras la integración con Starwood. Y deja muy atrás a los otros grandes grupos hoteleros como Hilton (769 mil habitaciones), Intercontinental (716 mil) y Wyndham (673 mil).
Sin embargo, STR afirma en su estudio que es difícil comparar las “manzanas con naranjas” y explica que se trata de alojamientos diferentes, por lo que ha quitado del listado las viviendas que no están disponibles en la actualidad para el alquiler y las habitaciones compartidas, y se plantea si deben estar incluidas o no las habitaciones en viviendas con baño compartido, aunque opta por dejarlas al entender que pueden competir con alojamientos ‘low cost’.

Deja un comentario