Clic Para Compartir

Quintana Roo: No cesan los despidos

En la sección Mujeres por el 1 marzo 2017 a las 8:50 am

CHETUMAL, 28 de febrero.- La directora del Instituto Quintanarroense de la Mujer (IQM), Silvia Damián López, trabaja de manera coordinada con el oficial mayor de Gobierno, el chetumaleño Manuel Israel Alamilla Ceballos, para correr a los trabajadores que consideran que no forman parte del equipo del “gobierno del cambio” de Carlos Joaquín.
Ambos personajes seleccionan el puesto que necesitan y se las ingenian para correr al trabajador sin las prestaciones de ley, pese a que Carlos Joaquín ha manifestado en reiteradas ocasiones que no habrá ningún despido a trabajadores en la presente administración.
Sin embargo, ambos funcionarios continúan hostigando laboralmente como estrategia para que el trabajador, al no aguantar vejaciones y humillaciones, renuncie a su cargo, el cual es ocupado de manera inmediata por gente enviada por el oficial mayor, el chetumaleño Manuel Israel Alamilla Ceballos.
La meta que han planeado la directora del IQM y el oficial mayor no es la de formar una agrupación profesional de trabajo para sacar adelante los programas que tienen ni para evitar la alerta de género, debido a que no les importa el perfil profesional, sino que lo que quieren es formar su propia estructura política, pues sueñan con una diputación federal.
Aunque los trabajadores del Instituto Quintanarroense de la Mujer saben de su trabajo y de sus derechos, no soportan los gritos, ofensas y burlas de la directora del IQM; en ese contexto despidieron a 50 personas, entre psicólogos, abogados, entre otros.
La aliada de Silvia Damián López en la contratación de los trabajadores es Zoila Verónica García, y juntas hacen lo que quieren en las oficinas del Instituto Quintanarroense de la Mujer, pero hasta la fecha de hoy nadie les dice nada al respecto.
De acuerdo con los datos recabados, Silvia Damián López, Manuel Israel Alamilla Ceballos y Zoila Verónica García se han apoderado del IQM, pero lo peor es que no saben de los trabajos a realizar en el instituto, y tampoco se dejan ayudar.
Como ha sucedido en las dependencias estatales, Sedaru, CAPA e IEEA, los funcionarios del cambio tratan a los trabajadores como “bandidos” y responsables del quebranto al erario público, cuando ellos no tuvieron nada que ver ni se llevaron ningún peso, pues solamente son trabajadores que cumplieron órdenes.
En las oficinas del Instituto Quintanarroense de la Mujer se ha lanzado la convocatoria para la contratación de 50 profesionistas, pero solamente tendrán cabida personas que se identifiquen con el “gobierno del cambio” de Carlos Joaquín, sin importar que vengan de otros estados.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario