Clic Para Compartir

Justicia un gran negocio

En la sección Mujeres por el 28 mayo 2016 a las 9:17 pm

Protestan mujeres y aseguran que el TSJ se comete violencia extrema
Lorena Castellanos Rincón, corresponsal

SemMéxico. Mérida, Yuc., 26 mayo 2016.- La violencia institucional es una violencia extrema cometida contra las y los hijos de muchas mujeres que pasan meses por conseguir su custodia, dijeron madres y padres de familia durante una manifestación.

Mariana Quintal Narváez denunció que las autoridades del TSJ limitan la convivencia con sus hijos e hijos, “no hemos cometido delito alguno para que se nos haya quitado el derecho a tener a nuestros hijos e hijas”.

Ante madres, padres y abuelas, Quintal Narváez narró que “la pelea por la custodia de sus hijos e hijas son procesos judiciales lentos, pueden tardar años, mientras los y las menores sufren de abuso, maltrato y alienación parental por parte de sus custodios actuales.

Las autoridades nada han hecho y la respuesta del Presidente del TSJ, Marcos Celis Quintal, es que las manifestaciones como esta y las pasadas son expresiones de unas cuantas inconformes, en su pretensión de hacer creer que en Yucatán nada pasa.

“El deber del señor es verificar y tomar acciones, y hacer que los procesos se aligeren”, declara Quintal Narváez, quien después de dos años de haber sido despojada de sus hijas, tendrá una audiencia el próximo 1 de junio para resolver el caso.

Un automóvil a cambio de mis hijas

“No están viendo por el interés superior de las y los menores, aquí lo que se está manejando es una clara impunidad y un gran negocio”, acusó, ya que la ex titular de la Procuraduría de la Defensa del Menor y la Familia (Prodemefa), Cinthia Giuliana Pacheco Garrido, le pidió un automóvil a cambio de devolverle a sus hijas, cosa que a la fecha no ha sucedido.

Asimismo, Mariana Quintal mencionó que ha estado pidiendo que se un circuito cerrado de televisión en las instalaciones del Centro de Convivencia Familiar de Yucatán (Cecofay), para que los jueves vean los maltratos e, incluso, el síndrome de alienación parental que viven los niños.

Síndrome de alienación parental

María Guadalupe Escalante manifestó que su hijo perdió la custodia de su nieta de ahora nueve años.

La hijo y su pareja se divorciaron mediante un procedimiento de separación voluntaria, las autoridades le otorgaron a él la custodia de la menor de poco más de un año de edad. Años después, la ex esposa regresó y sacó a la niña de la escuela primaria donde estudiaba en Progreso y solicitó un divorcio ordinario, donde la custodia le fue entregada.

María Guadalupe Escalante declara que han intentado resolver este caso desde hace cuatro años, sin embargo, asegura su nieta vive en síndrome de alienación parental, ya que durante las visitas al Cecofay que su hijo realizaba para poder pasar tiempo con ella la pequeña le escribía cartas externando lo mucho que lo quiere y lo extraña, ahora la niña ya no quiere ver a su padre.

Lo curioso del caso es que ambos divorcios y ambas custodias fueron atendidos y firmados por el mismo juez de lo familiar, por lo que la señora María Guadalupe Escalante declara que las autoridades “no saben lo que están firmando”.

“¿Por qué están las autoridades actuando de esa manera? ¿Qué les han hecho los niños y niñas? ¿Qué pecado han cometido?… Ellos no son culpables de nada”, concluyó.

Deja un comentario