Clic Para Compartir

Campañas, forma sin fondo

En la sección Política por el 1 marzo 2010 a las 4:00 pm

Los aspirantes a la gubernatura y las alcaldías, de todos los partidos, han desatado una campaña sin freno por lograr posicionarse en las próximas elecciones. Se pueden ver, hasta el hartazgo, boletines informativos y fotografías de precandidatos; pero no es tan fácil encontrar propuestas concretas de lo que quieren hacer.
El tema no es menor, porque tal parece que los aspirantes a distintos cargos de elección popular suponen que las cosas en Quintana Roo y los municipios están tan bien, que no hace falta cambiar nada de fondo.
Hace menos de 10 años, el debate era la conveniencia de que exista o no una Gran Comisión en el Congreso del estado; la necesidad de modernizar el Poder Judicial y la Administración Pública; encontrar una Ley Electoral que permitiera una contienda justa, y la renovación de los órganos de vigilancia y control de los distintos Poderes.
Ese debate fue muriendo de inanición, y en los años que siguieron se llegó al grado de que no tan sólo se rompió el intercambio de ideas políticas, sino que se fueron creando leyes para que la administración pública centralice temas, principalmente los que tuvieran que ver con el manejo de recursos, corriendo el riesgo de una institucionalización de la corrupción. El Instituto de Patrimonio del estado, y el Instituto de Financiamiento, son el mejor ejemplo de ello.
Ni siquiera vale la pena mencionar los últimos nombramientos en el Consejo de la Judicatura o el Tribunal Superior de Justicia, realizados pocas semanas atrás. El debate y la crítica estuvieron ausentes; un manto de indiferencia se ha cernido sobre las cosas importantes en el estado.
El recinto central de aquellas discusiones, como debe ser, era el Congreso del estado. Pero ese Poder se ha ido degradando hasta quedar constituido en un apéndice del Poder Ejecutivo. La lógica de los últimos años es que no importa cuantos opositores lleguen al Congreso; allí dentro terminarán votando lo que el gobernador en turno proponga. Se convertirían, de hecho, en oficialistas.
En la pasada Legislatura se llegó a un grado de cinismo tal, que la mayoría de los diputados de Cancún, todos emanados de partidos diferentes al PRI, cubrían la distancia entre su ciudad y Chetumal en el avión oficial, o en caravanas de camionetas que daba el gobierno.
El gobernador Félix González Canto asistía a sus cumpleaños, y el ambiente de camaradería se extendía tanto, que luego los agasajados votaban sin reservas todo lo que se les pedía. El caso llegó a un extremo de que algunos de esos mismos diputados opositores se convirtieron en candidatos de sus partidos con el apoyo del mandatario estatal.
Esa falta de debate se extendió hasta la actual legislatura, donde el tío del gobernador, Luis González Flores, maneja con mano de hierro la agenda y los temas a tratar. La oposición está atrapada, lo cual es culpa del gobierno, pero también está demasiado callada, lo cual sólo puede ser atribuible a su desinterés o su acuerdo con lo que está pasando.
Ese estado de letargo político ha llegado hasta todos los rincones de esa actividad, incluso las actuales campañas. No hay que confundirse: la refriega interna del PRI, la guerra sucia entre gobiernos de diversos signos, o las batallas por las candidaturas no son parte del debate político, sino de la denominada “grilla”, una actividad que forma parte de este mundo, pero que de ninguna manera debería agotarlo.
Veamos algunos casos. Los diputados federales priístas Roberto Borge y Carlos Joaquín han basado su campaña en boletines de prensa que hacen eco de sus actividades. Un día hablan de la necesidad de cuidar al campo quintanarroense, y al otro de turismo. Un día dicen que hace falta más seguridad, y al otro elogian la actividad productiva de la pesca.
Todos lugares comunes vacíos de contenido y de una visión de estado que deberían ir imponiendo en la sociedad. Ninguno de los dos, vale aclararlo, participó de la votación donde se decidió el presupuesto federal de este año, según la página de Internet del Congreso de la Unión. No hay mucho más que decir sobre el tema.
El diputado federal panista Gustavo Ortega, más austero, aprovecha cada espacio para criticar al gobierno estatal, y ha hecho de ello, al menos, un discurso más coherente con el lugar que debe ocupar. Pero tampoco se ha distinguido por marcar una agenda de temas que le interese imponer a la sociedad para que piense en él como candidato.
El caso del alcalde de Cancún, Gregorio Sánchez, no es mejor. Su tarea de gobierno ha sido efectiva en ciertas áreas, como la obra pública y algún sector de los servicios públicos, pero ha dejado mucho que desear en los temas torales.
Su relación con el Cabildo se basa en el autoritarismo o los acuerdos oscuros, y no ha demostrado entender la política de un modo diferente a la forma en que se está ejerciendo en el estado. De hecho, su largo “acuerdo de caballeros” con el gobernador, no es otra cosa que un pacto de entrometerse, que puede permitir cualquier abuso de ambas partes en su estricto ámbito.
Los otros casos, que tienen que ver con las candidaturas a las alcaldías, no merecen la pena ni ser evaluados. Salvo muy contadas excepciones, esos aspirantes han emprendido una campaña de aparición en medios sin forma ni fondo, y, lo peor de todo, sin ningún mensaje diferente a su mera imagen.
Esta situación no solo alude al desinterés de los candidatos por los temas torales del estado, sino a la propia efectividad de sus campañas, algo que parecen no entender. Es un principio básico de cualquier estrategia electoral instalar un tema de campaña, que sea el eje conductor de todo lo que va a venir.
El objetivo es que los demás candidatos terminen hablando de los temas donde uno es fuerte, para lograr posicionarse por sobre los demás en algo más permanente que una imagen.
Sin embargo, parece que ni los onerosos asesores de lo candidatos pueden encontrarle salida a esta apatía. La mala noticia es que la sociedad deberá votar por imágenes y no por temas. Es difícil que por ese camino se encuentre alguna salida a los problemas de fondo que aquejan a Quintana Roo.

Tags:

Deja un comentario