Clic Para Compartir

La apicultura ante los embates del Xaman ka’an

En la sección Medio Ambiente por el 5 febrero 2010 a las 3:43 pm

Apicultor de SabacchéRecomendaciones para los efectos del frío con las abejas adaptadas al clima tropical

Hoy ante la advertencia de la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA), en cuya reciente información señala que ente fin de semana el frente frío  No. 22, los vientos frio del norte – llamado en lengua maya como Xaman ka’an-, será de intenso a severo, principalmente en el norte y centro del país, con vientos que alcanzarán velocidades de 80 a 100 kilómetros por hora y oleaje en la costa de la Península de Yucatán, y se espera que el termómetro descienda más.
Entonces, cuando llegue el frente frio no. 22 en tierras peninsulares ¿Cuál será su impacto con la actividad apícola?

Colmenas-Tixméhuac
Los apicultores constantemente nos informan de que cuando llueve mucho en éstas épocas, la lluvia lava la flor, y cuando corre mucho el aire, igualmente los seca, por lo que es importante que durante estos tiempos se le den el manejo oportuno para evitar que la población sucumbiera, aunque éstos insectos tienen la peculiaridad de que en las épocas de los “nortes”, se agrupan y con su reina en el centro y entre todos se dan calor. Para poder alimentarse con el excedente de miel, y soportar el frío, las abejas van rotando en sus posiciones: del centro al exterior y del exterior al centro.
En éstas épocas invernales, los expertos en el tema apícola, recomiendan, que para evitar la mortandad de las abejas por hambre, señalan que en este periodo es mejor dejarles la miel almacenada. En cambio si la cosecha ha sido escasa, el apicultor se ve precisado a recurrir a alimentar en forma artificial sus colmenares.
Existen muchas experiencias en el tema de la alimentación artificial y sobre todo la proporción que se use entre el agua y el azúcar. En lo que respecta el tipo de alimentador, por lo general debe ser usado aquel que resulte más práctico; asimismo considerar que al proveer jarabe a las colmenas, el apicultor sabe que debe extremar el cuidado en su aplicación, pues si derrama jarabe fuera de las colmenas puede provocar pillaje.
En las épocas frías es posible que las abejas sufran de alguna diarrea, debido a la reclusión obligada y la alimentación defectuosa de las abejas. Los especialistas indican que el problema no es grave, pero en la medida que el frío persista y se acumulen las deyecciones, la enfermedad se agrava, se hace infecciosa y mortal. El remedio más eficaz está en el buen tiempo exterior, así como en la abundancia de la flora. Es aconsejable evitar la humedad en las colmenas.
Los resultados de las investigaciones demuestran que las abejas tienen un sistema organizado y sumamente especializado para garantizar un verdadero sistema de aire y temperatura acondicionados mantiene el termómetro entre los valores medios requeridos de 34 a 35°C y la humedad entre 50 y 60 %. Haya vientos fríos o noches intempestivas, esté el sol abrasando o llueva a cántaros, la temperatura y humedad de la cámara de cría se mantiene invariable, regida por sistemas de una precisión digna del más avanzado progreso tecnológico.
Ahora ante la cercanía del Xaman ka’an, es curioso observar en los mapas satelitales la forma y la ubicación de nuestra Península, misma que se encuentra rodeada por el Golfo de México y el mar Caribe, y luego hecho de apuntar hacia el note, y tenga la forma de un cuadrado, los mayas de acuerdo a su cosmovisión, en cada lado, ubicaron a sus dioses y le asignaron colores en cada punto cardinal; blanco -norte-; rojo- este-; negro –oeste, y amarillo el sur. Curiosamente esta forma lo reprodujeron en sus milpas – áreas de cultivo medido en superficies llamado mecate, y esta unidad de medida comprende 400 m2-, y en cada uno de los cuatro vértices, le ubicaron sus respectivas mojoneras (Xúuk).
Entonces Xaman ka’an o los vientos que vienen de esa dirección, se le asoció al color blanco, con esto, una vez más la cultura Maya muestra el grado de precisión de sus observaciones. Aunque en aquel entonces no habían satélites y boyas marinas que informen sobre este tipo de fenómenos climáticos, y aún falta hablar de las bondades del frío con respecto a las plantas cultivadas en la milpa maya…

Tags:

Deja un comentario