Clic Para Compartir

Con el Agua, ¡Aguas!

En la sección Medio Ambiente por el 1 diciembre 2009 a las 4:16 pm

Foto de Judith Kau Canul

Recuerdo cuando tenia alrededor de 8 o 9 años, escuchaba por la radio anuncios que decían: “gota a gota el agua se agota” u otro que en particular cautivo tanto mi atención que incluso literalmente puse en práctica (muy al entender de mis poco experimentados 8 años de edad) que decía: “una gota de agua nos esta quitando el sueño” ¿Recuerda Usted querido lector estos eslóganes publicitarios?
Bueno pues, desde aquellos años (a finales de los 80’s) ya se empezaba a vislumbrar una cruel realidad y que antes de lo pronosticado llegó. Hoy día es común escuchar a los niños decir alarmadamente que “el agua se esta acabando” y mas por la situación que se atraviesa en las grandes ciudades del país en cuanto a este tema se refiere. Ahora yo le pregunto: ¿Simpatiza Usted con esta premisa?
Pese a esto, mi estimado lector, le tengo una gran noticia: ¡El agua no se está acabando! ¡Claro que no! ¡No hay idea mas equivocada que esa! Es bien sabido que en nuestro planeta hay unos mil 400 millones de kilómetros cúbicos ocupados por agua, es decir, las dos terceras partes del tamaño total de nuestro planeta; lo cual significa que hay agua de sobra…el problema aquí, no es la cantidad total de agua que existe, sino, la cantidad de agua de este total que es consumible (dulce o libre de sales) para los humanos, eso significa entonces que solo el 2.5% de ese total podemos consumir los humanos, en otras palabras: la mínima parte.
El problema es, el mal uso que las personas inconscientes le dan a esa poca agua que aún nos queda, y si a eso le sumamos que nos encanta contaminar el suelo y por ende el subsuelo, con basura, desechos tóxicos, etc.; nos fascina emplear los lagos, ríos, lagunas y mares como drenaje;  talamos bosques a diestra y siniestra (y aunque se pague por reforestación, muchas veces esos recursos no llegan a su destino final) provocando con esto elevar la temperatura y por ende el deshielo de los polos, etc. Todo esto en conjunto contribuye con el calentamiento global, lo cual significa que la poca agua dulce que nos queda se contamina y así, por supuesto que deja de ser consumible. De ahí la expresión: “se está acabando el agua”.
Pero, ¿nos hemos puesto a pensar seriamente en lo que sucederá si terminamos de contaminar la escasa agua que queda? Ese, es un tema que si debemos tomar muy en serio; solo para darnos una idea, al no ingerir agua el cuerpo se deshidrata y en consecuencia la piel se arruga (tema de vital importancia entre las mujeres), al no poder regar adecuadamente la siembra, no tendríamos frutos (sobre todo aquellos que son ricos en agua, como el melón, la sandía, la papa, los cítricos, etc.), al no haber agua limpia, las grandes industrias no podrían llevar a cabo sus tareas, sean de la índole q sean (textil, minera, petrolera, etc.), ante la falta de agua, no se cumple adecuadamente la fotosíntesis y por ende el oxígeno que respiramos… preocupante ¿verdad?
Sin embargo, todavía estamos a tiempo para reaccionar adecuadamente ante esta situación, claro, si dejamos de pensar en lo que pasará, ponemos manos a la obra y pasamos a formar parte de la solución en vez de ser parte del problema. En realidad no es tan difícil cuidar el agua; podemos empezar desde casa y si me lo permite amable lector, quiero compartir con usted estos sencillos consejos que yo misma aplico en mi hogar:
– Al lavarse los dientes, utilice un vasito que sirva como medida para el agua que se emplea en esta actividad, tanto para enjuagarnos la boca como para enjuagar el cepillo.
– Si acostumbra a bañar a los niños en tina, el agua que queda después del baño, deposítela en una cubeta y bien puede servir para echársela al inodoro después de ocuparlo y así la estaremos reutilizando.
– Cuando lave los trastes de la cocina, igualmente emplee medidas tanto para el agua de jabón como para la que utilizamos de enjuague.
– Opte siempre por detergentes biodegradables o amigos del ambiente.
– Si empleó medidas para enjuagar los trastes, desinfectar verduras, etc. el agua sobrante puede servir de riego para las plantas.
– Si nos gusta tener un jardín hermoso, la mejor hora de riego es por la tarde cuando el sol está por ocultarse, así se absorbe mejor en la tierra.
– Evite las largas horas en la ducha, abra el grifo solo para mojarse y ciérrelo mientras se jabona, procurando no excederse haciendo espuma (no por mas espuma que hagamos significa que estamos mas limpios), ya que gastaríamos mas agua de la necesaria al enjugarnos. Para la misma limpieza sin tanta espuma podemos emplear el popular “zacate”.
– Cuando lave la ropa, evite el desperdicio de agua, es decir, no espere a que esta salga “limpia” (sin indicios de espumita del último enjuague) para declararla bien lavada.
– “Trapee” su auto en vez de tirar litros y litros de agua lavándolo, 2 o 3 litros de agua son suficientes para una buena trapeadita.
– Y algo muy pero muy importante, la basura tiene un lugar específico y se llama “basurero”, no la dejes por ahí tirada, recuerda que todo eso se va a los mantos acuíferos subterráneos, lo que provoca que contaminemos la poca agua dulce que nos queda.
Como ve mi querido lector son recomendaciones por demás sencillas que ayudan en gran escala a mantener al agua “limpia”. Si todos ponemos de nuestra parte la tarea se hace más fácil. Reflexionemos seriamente en las “condiciones” del planeta que queremos heredarle  a nuestros hijos y nietos; piense: a Usted ¿le gustaría que le obsequien algo feo, sucio, roto y deteriorado?… No ¿verdad?

Tony Coral

Tags:

Deja un comentario