Clic Para Compartir

Liberan a indígena que perdió a su bebé en parto prematuro

En la sección Actualidad por el 29 octubre 2009 a las 4:29 pm

Liberan a indígena que perdió a su bebé en parto prematuro – El Universal – Los Estados. El universal

Procuraduría de Quintana Roo se desiste de ejercer acción penal en contra de Yasuri Sac-Nicté Pool

La a abogada Gabriela Rojo Castillo acompañó a su defendida Yasuri Sac-Nicté Pool Mayorga, quien fue visitada por Gabriela del Socorro Díaz Romero, coordinadora del Centro de Atención a Víctimas de Violaciones de la Comisión de Derechos Humanos para brindarle asistencia sicológica (Foto: SILVIA HERNÁNDEZ EL UNIVERSAL )

La joven maya Yasuri Sac-Nicté, consignada por presunto homicidio doloso luego de perder a su bebé en un parto prematuro, obtuvo su libertad la tarde de ayer, después de que el procurador de Justicia del estado, Bello Melchor Rodríguez se desistió de la acción penal en su contra.“Yasuri nunca tuvo dolo para realizar esa conducta —matar a su hijo— y por eso está afuera y es un precedente de la defensa de los derechos de las mujeres de Quintana Roo, como en todo el país”, insistió la abogada Gabriela Rojo Castillo.

Añadió que este tipo de injusticias no tienen que seguir presentándose en nuestra sociedad; “sobre todo, el trato que le dieron, ya que estuvo todo un día sentada en la Procuraduría con sangrado posterior al legrado que le practicaron en el Hospital Materno Infantil Morelos, como una forma de satanizar su conducta”.

“Creo que independientemente de que se haya cometido un delito, primero están los derechos humanos de las personas”, apuntó la defensora legal de la indígena maya.

El recuento de los daños

Yasuri Sac-Nicté Pool Mayorga, indígena maya de 22 años, madre soltera de un niño de cinco años y de una niña de dos, tenía un embarazo de más de seis meses y tuvo un parto prematuro en su casa.

La madrugada del 6 de octubre le sobrevino una fuerte hemorragia y el parto prematuro espontáneo en su vivienda ubicada en la comunidad rural de Sabidos, municipio de Othón P. Blanco.

Le niegan atención en el IMSS

Acompañada de su madre y de su hermano, la mujer maya acudió a una clínica del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en la comunidad de Rojo Gómez, en donde le negaron la atención médica argumentando que era derechohabiente.

Ante la urgencia y tras varias horas de penar, sus familiares contrataron una ambulancia para trasladarla al Hospital Materno Infantil Morelos, en Chetumal, donde requirió de dos unidades de sangre.

Los médicos dieron parte a las autoridades. Así, Yasuri, en medio de una crisis emocional y delicada de salud, fue interrogada.

El 7 de octubre, la joven fue trasladada a los separos de la Procuraduría para ser interrogada y un día después fue recluida en el penal de Chetumal y puesta a disposición del juez, quien le dictó auto de formal prisión el 12 de octubre.

Inicialmente, el agente del Ministerio Público de Quintana Roo la acusó de homicidio doloso calificado, presumiendo que el bebé vivió y respiró. El delito se sanciona hasta con 30 años de prisión.

Ayer, el oficio de desistimiento detalla que, “después de un análisis profundo de la conducta desplegada por Yasuri, se encontró que existen dos excluyentes de responsabilidad que operan a favor de ella; que no estaba acreditado el dolo y tampoco que haya existido vida —del bebé— prematuro”.

Además, la defensora Rojo Castillo señaló que una vez que revisó expediente, se detectaron algunas deficiencias en la integración de la averiguación previa, como el hecho de haberle tomado su declaración sin la presencia de su abogado y que pusieran a su hermano de 20 años, como la persona de su mayor confianza ante un delito tan grave.

Yasuri no regresa a su casa

Ayer, a las 14:00 horas, Yasuri Sac-Nicté dejo el área femenil del penal de Chetumal y fue trasladada a la oficina de su defensora, donde se reunió con su madre Angelita Mayorga y su hija Karla, de dos años.

También estuvo presente Gabriela del Socorro Díaz Romero, coordinadora del Centro de Atención a Víctimas de Violaciones de la Comisión de Derechos Humanos, ya que se le brindará atención sicológica a Yasuri y a su familia para superar la experiencia.

Durante todo el tiempo se mostró tímida y cabizbaja, y rompió en llanto cuando llegó su madre y su hija, a quienes abrazó efusivamente junto a su hermano Wilson. La familia aún no comprende lo que ocurrió, pero afirma que vivió la peor tragedia en su vida.

Silvia Hernández Corresponsal
El Universal

Deja un comentario